jueves, 29 de enero de 2015


- NOTICIAS A LO LOCO - Un vecino de Pennsylvania jamás imaginó que un robo- sufrido, no cometido- le saldría tan caro. Y es que se topó con un caco que tuvo al abogado más demencial que uno se puede echar a la cara. ¿Por qué? Porque este ladrón, llamado Terrence Dickson, se quedó atrapado en una casa en la que acababa de robar, ya que la puerta del garaje estaba rota.

Estuvo ocho días encerrado en la vivienda y el tío no decidió otra cosa- el ladrón- que denunciar al dueño por los daños morales sufridos (sí, dijo que se alimentó de Pepsi y comida de perros). Su abogado le apoyó y decidió que la cosa podía ir adelante.

El jurado falló a favor del caco, que vio cómo se quedó sin pasar por prisión y con cerca de 500.000 euros en su bolsillo.

0 comentarios:

Publicar un comentario