viernes, 6 de febrero de 2015


- INTERNACIONAL - Conducir en muchos países y, sobre todo, en las grandes ciudades, suele ser una tarea bastante complicada. Ademaś del elevado tráfico que se sufre, nos solemos encontrar con algunos conductores que no quieren respetar las normas de circulación, se saltan las normas, y tratan a los demás conductores con menosprecio.


Así, en Rusia ha surgido el movimiento “Stop a Douchebag” ( traducido como “Detén a un gilipollas”), formado por diversos jóvenes hartos de las infracciones de tráfico que proliferan en su país. Estos muchachos, videocámara en mano, detienen a los conductores que cometen infracciones, para posteriormente publicar los vídeos cuando se ponen muy violentos tras recriminarles su actitud.



Su lugar preferido es una carretera bastante transitada, donde algunos conductores que se creen más listos que los demás, circulan por una banqueta o acera paralela destinada a los peatones, con el objetivo de ahorrarse el atasco. Cuando son recriminados, su comportamiento es bastante curioso.

En alguna de las ocasiones, uno de los conductores se ha comportado de una manera tan violenta que, incluso, ha mostrado un arma de fuego para amenazar a los jóvenes. Sin embargo, como se comprueba en el siguiente vídeo, a los jóvenes no les entra miedo y siguen obstaculizando el paso del vehículo.


0 comentarios:

Publicar un comentario