miércoles, 18 de marzo de 2015



En 2008 se produjo el estallido de la burbuja inmobiliaria, producido por la especulación urbanística, e inducido en gran medida por las concesiones de suelo, convertido en urbanizable, y la aceleración de los mercados.

El estallido de la burbuja trajo consigo un aumento en el desempleo, lo que a su vez se resumió en escasez de capital en los hogares e imposibilidad de hacer frente a las deudas adquiridas.

Acogiéndose a la ley hipotecaria, muchas familias fueron desahuciadas de sus hogares por los bancos, por no poder asumir las hipotecas. Es entonces cuando surge la PAH (Plataforma de afectados por la hipoteca) creada en febrero de 2009, que intenta poner freno a los desahucios e impedir que se incumpla el artículo 47 de la constitución española “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”

Las políticas que se llevaron a cabo produjeron inquietud e inconformismo en los ciudadanos, que salieron a las plazas a demostrar que estaban dispuestos a luchar por aquello que consideraban suyo, SUS DERECHOS. Esa ocupación de las plazas, también conocida como 15 M, ayudó a despertar la conciencia social olvidada hasta el momento e impulsó movimientos en defensa de los servicios públicos (educación, sanidad, justicia…) y las garantías sociales (empleo, vivienda, dependencia…)

El pasado 31 de Enero, fueron muchas las personas que, de nuevo, alzaron su voz para pedir un cambio de rumbo en el país, dejando de lado la política del miedo para convertir la sonrisa en su mejor representación.

El próximo sábado 21 de Marzo, se celebra la segunda marcha de la dignidad, cuyo lema principal es “Pan, techo y Trabajo”. Actualmente, en España, hay un 20 % de población que vive por debajo del umbral de la pobreza, la marcha de la dignidad pretende demostrar que es necesario un cambio de rumbo en las políticas actuales para solventar esta situación.

Ha quedado demostrado que las políticas de austeridad generan incertidumbre, inseguridad, desempleo y exclusión social, además de no ser efectivas para reajustar la situación financiera.

Mientras las políticas no cambien, la ciudadanía seguirá ocupando las calles para defender sus derechos y servicios.

0 comentarios:

Publicar un comentario