martes, 14 de abril de 2015


- LOCAL - El próximo sábado, día 18 de Abril, será el día Internacional en contra del TTIP, un tratado de comercio que va a hacer que los intereses de las grandes empresas multinacionales primen sobre el derecho de los propios estados.

La negociación se está produciendo de una manera bastante opaca entre la Unión Europea -a través de la Comisión europea- y los EE.UU.

La Comisión europea tiene un mandato negociador que contiene información reservada que pese a estar hoy publicado no deja de plantear dudas y problemas. Bruselas prometió transparencia, pero prohíbe a los parlamentarios hablar de la información a la que tienen acceso, sólo pueden leer en una sala segura, sin dispositivos electrónicos ni bolígrafos, y siempre bajo vigilancia.

Pese a su importancia, que puede suponer de facto una mutación constitucional desde un punto de vista de la “Constitución económica”, no hay previsiones de que se someta a referéndum ciudadano ni en España ni en la Unión Europea.

Riesgos para los Estados y la ciudadanía:

Difuminación absoluta en el marco del TTIP y la eventual imposibilidad de aplicar políticas distintas a los enunciados neoliberales que laten en el TTIP. Las características de un tratado como éste, dependiente además de la Unión Europea, harían materialmente imposible su modificación en el caso de que nuevas mayorías pidieran su modificación.
Privatización de la justicia, al someter todas las discrepancias sobre las inversiones exteriores a procedimientos arbitrales privados.
Pérdida de derechos laborales, ya que EEUU sólo ha suscrito 2 de los 8 Convenios fundamentales de la OIT.

Limitación de los derechos de representación colectiva de los trabajadores.
Olvido del principio de precaución en materia de estándares técnicos y de normalización industrial.
Privatización de servicios públicos, por el establecimiento de una lista reducida de aquellos que no se pueden privatizar.

Riesgo de rebaja salarial, teniendo en cuenta el efecto que pudiera tener el NAFTA -y los sueldos más bajos de México- y el eventual acuerdo transasiático.

Mayor dependencia del petróleo si se consuma la restricción a la utilización de los carburantes menos contaminantes.

No etiquetaje de productos modificados transgénicamente.
Eliminación de reglas sobre los mercados financieros, más estrictas en la actualidad en EE.UU.
Eliminación de las evaluaciones independientes de los medicamentos no producidos en los EEUU.
Eliminación de las reglas de preferencia nacional en los contratos públicos.
Por éstas y otras muchas razones no debes dejar de asistir al encuentro informativo. Hay que exponer a la luz pública este acuerdo y sus negociaciones para que no actúen a nuestras espaldas.


0 comentarios:

Publicar un comentario