jueves, 16 de abril de 2015


La falta de criterios morales, sobre todo si hace que nos creamos por encima del amparo de la humanidad, de la urbanidad, de un mínimo de solidaridad, tan mínimo que nos lleve a pensar que en vez de personas estamos caminando por las nubes, cerca del Olimpo. Me repugna tanto como las moralinas sin sentido y falsas.

La falsa modestia, la ausencia de normalidad. Hacer siempre las cosas por algo y decir que es lo que quieres hacer. Ponerse el traje de la libertad cuando lo que quieres es vestir de chabacano y de irrespetuoso. No respetar las reglas de juego, amenazar. Me repugna que llamen “del corazón” a informaciones, actos, eventos, prensa, televisión, programas, que carecen de corazón. Porque las personas que las provocan, que las narran no parecen tener corazón. Me repugna que por estar a la derecha del padre se pierda la dignidad, se entregue la libertad, esa de la que tanto se habla. Me repugna que en nombre de la justicia se practique el maniqueísmos, el adoctrinamiento, la parcialidad, el desvío de los balones afuera, porque lo que se hace es ser injusto. Me molesta que la justicia sea una dama ciega que no ve que tantos se están riendo de ella delante de su cara.

Me repugna ver como a diario se encumbran nuevos dioses, efímeros. Protagonistas de la vida diaria mientras duran algunos días. Mas por lo nefasto, lo perjudicial o lo dañino que resultan sus comportamientos o actitudes. Me repugna que los pongan de modelo. Mientras a diario se derrumban los templos, de los principios, las ideas, la urbanidad y la educación, los derechos, la amistad o el civismo.

Me repugna saber que hay al lado personas que consideran afortunado a quien  tiene  un trabajo de mierda. Me repugna que la miseria no solo llene las cabezas, las cabezas. Me repugnan los miserables.

Me repugna vivir preocupado, cuantificar todo en euros, no se sepa el valor de las cosas y si conocer el listado de precios. Me repugna poner precio a la vida. Me repugna que unas sean más caras que otras.

0 comentarios:

Publicar un comentario