jueves, 6 de agosto de 2015


- LOCAL - Los productos de imitación o falsificación son productos fabricados que imitan a otros más valiosos y que se asemejan a una imagen reconocida hasta el punto de confundirla con el original. El consumidor se ve seducido por el bajo precio de una imagen falsa.

1.-Si compras imitaciones o falsificaciones, puedes poner en riesgo tú salud o seguridad: (juguetes, cosméticos, gafas de sol, componentes electrónicos medicinas, etc.)
- Un juguete no homologado pone en riesgo la salud y la seguridad de los niños.
- Los perfumes y cosméticos de imitación pueden contener sustancias no permitidas.
- Los medicamentos sólo deben adquirirse en establecimientos autorizados, ya que pueden ser dañinos o ineficaces.
- Gafas de sol, sin protección adecuada para el ojo.

2.- Al adquirir productos falsos, estás renunciando a todos tus derechos como consumidor.
La etiqueta o el embalaje te informara de las características del producto, que adquieres, donde y quién lo ha fabricado, la empresa responsable, sus componentes, características, normas de utilización, advertencias de seguridad… todo ello en castellano y perfectamente legible, si algo te hace dudar rechaza el producto, ¡no sabes lo que estas comprando!

3.- Pierdes tú derecho a exigir garantías. Exige la factura o el ticket de compra en los que deben aparecer los datos del establecimiento, la fecha, el producto que compras y el precio.

4.- Cuando compras productos falsos contribuyes a la realización de actividades delictivas y de fraude fiscal. Detrás de los imitadores hay evasión de impuestos y delincuencia organizada:
- Consientes el engaño: nadie te da menos por tu dinero.
- Tu colaboración con las actividades fraudulentas deteriora el entorno y fomenta la inseguridad.
- El Estado dedica recursos a combatir el fraude que no puede emplear en otras actividades sociales.
- Miles de puestos de trabajo y empresas se ven amenazados.
- Contribuyes al tráfico y a la explotación ilegal de personas.
- Fomentas las actividades ilícitas, porque enriqueces a los que las practican.

5.- La reputación de una marca se construye a lo largo de los años, es el valor principal de la empresa. Cuando un imitador copia una determinada marca, lo que busca es aprovecharse del éxito conseguido por otros, con mucho esfuerzo, tiempo y dinero.

Consejos prácticos para un consumo responsable:
La forma más sencilla de combatir el delito es no comprando
Acude a establecimientos autorizados, es la única garantía de calidad y seguridad. También la única manera de saber a quién reclamar.
Exige ticket o factura en todas tus compras, es la garantía del producto que adquieres.
Revisa el producto, su calidad, etiquetas y embalaje: si hay errores de ortografía, o las ilustraciones son de mala calidad, desconfía y no lo adquieras.
En artículos electrónicos, deben llevar un manual de instrucciones en castellano y que sea comprensible.
Si detectas fraudes o falsificaciones denuncia los hechos.
 Si tienes sospechas de distribución a través de redes informáticas de productos o servicios “falsos“ puedes ponerte en contacto con el Grupo de Delitos Telemáticos (GDT) de la Guardia Civil.
A través de la siguiente dirección GDT-Grupo de Delitos Telemáticos, se facilita información completa sobre el cometido de esta Unidad y sobre la forma de proceder para denunciar un presunto delito a través de Internet. Sé consciente de lo qué compras, como lo compras y dónde lo
compras

0 comentarios:

Publicar un comentario