domingo, 10 de enero de 2016


Una vez terminadas las fiestas navideñas, en las que el Gobierno Ramos ha trasladado diversas actividades a la zona de la Corredera, paralizando los trabajos que estaban en marcha, las obras deberían retomarse de inmediato, por lo que el Grupo Socialista quiere que le aclaren, primero, qué parte queda por ejecutar, qué coste tendrá para los talaveranos, dado que las certificaciones finales, lo que se paga con fondos URBAN, ya están hechas, y qué plazo final se baraja.

Según respuesta de la concejala de Urbanismo en el Pleno, sólo quedaba el abujardado del hormigón que cubre ahora el suelo, y que podría costar unos 8.000€, que pagaríamos todos.

En cualquier caso, cuando se paralizaron los trabajos, ya tenían acumulado un retraso, dado que la empresa ofertó dos meses y medio para la finalización de la obra, lo que se cumplía en los primeros días de diciembre.

Tampoco está colocado el mobiliario urbano, la señalización y parte de la jardinería, y queda por definir cómo será el tráfico rodado, ahora que se han levantado muchas voces, de comerciantes también, que piden que se mantenga como zona peatonal, lo que choca con el empeño de volver a colocar el aparcamiento en las murallas, supuestamente porque lo piden los comerciantes.

El Grupo Socialista asegura que van a estar muy atentos a los remates finales para que no suceda, por ejemplo, como con la Plaza del Salvador, donde las luces siguen por los suelos, así como con los sobrecostes que puedan suponer para los talaveranos.

En este sentido, el portavoz socialista adelantó que se va a solicitar una auditoría interna acerca de todas las obras del Urban para saber cuánto hemos perdido de los diez millones iniciales del fondo por una mala gestión, que ha dado lugar a dos prórrogas y a que, después de terminar la segunda, las obras no hayan finalizado todavía.


0 comentarios:

Publicar un comentario