domingo, 3 de abril de 2016


Como una forma de crear conciencia y llamar la atención sobre este problema el 8 de diciembre de 2005 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 60/97 "declara que, todos los años, el 4 de abril se proclamará y se observará el Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas".
Las minas y los restos explosivos de guerra constituyen una grave amenaza para la seguridad, la salud y la vida de la población local o un obstáculo para el desarrollo social y económico. Por ese motivo, la Asamblea General decidió en diciembre de 2005 que, todos los años se observara el Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas (resolución 60/97).
El lema de este año «Más que minas» tiene en cuenta los distintos tipos de amenazas a las que se enfrentan las Naciones Unidas y los Estados miembros en su acción contra los explosivos y llama la atención sobre el hecho de que la destrucción de este tipo de material es solo una parte de la labor de la Organización en torno a esta amenaza.
Las minas terrestres no son los únicos explosivos que representan un peligro para los civiles que viven en zonas de conflicto o de post conflicto. Las bombas que no han sido detonadas, las granadas, las armas y munición sin dispositivos de seguridad, y los artefactos explosivos improvisados también pueden matar, herir e impedir el acceso a la atención médica, a la educación y al desarrollo. En Afganistán la cifra de muertes causadas por este tipo de artefactos es diez veces superior a las muertes por la explosión de minas terrestres.

0 comentarios:

Publicar un comentario