miércoles, 13 de abril de 2016


10 días ha durado esta intensa semana, la II Semana Mundial del Teatro organizada por la Escuela de Teatro y Cine Joaquín Benito de Lucas. 10 días, 14 representaciones, mas de 90 actores, 14 autores, 14 adaptaciones, 14 cambios de decorados, 14 cambios de luces y sonido, 14 estilos de vestuario distintos, colaboraciones espectaculares de bailarines, músicos y cantantes y un solo destino; celebrar la fiesta del teatro.

Ha habido teatro para todos los gustos, para todas las edades y de muy distintas corrientes y distintos planteamientos. Teatro infantil, juvenil, de ensayo, teatro de los sentidos, familiar, clásico, alegre, dramático, gore, poético y de calle.

Pocas ciudades, (a sabiendas, ninguna) tiene la oportunidad de ver concentrado en tan poco tiempo una oferta tan amplia y variopinta. Pero esto, señoras, señores, ha ocurrido en Talavera.

Cuatro locos, que podrían estar jugando al baloncesto, surfeando, escribiendo o jugando con sus sobrinos, han preferido volverse locos y hacer algo por la cultura y el teatro en su ciudad. Nada más ni nada menos que celebrar su fiesta por todo lo alto.

Ha sido poca la participación y presencia de las altas esferas, a pesar de ser programación de ellos. Pero por suerte hemos recogido las impresiones de la gente asistente, que de verdad, y no de boquilla, está interesado por la oferta cultural de nuestra ciudad.

Montajes sorprendentes, que han calado y removido lo más hondo de su ser. A resaltar, por incidencia de los espectadores participantes; las interpretaciones brutales, montajes arriesgados y originales, otros familiares y deliciosos. Todos llenos de seguridad y emoción. Obras llenas de clímax y de atmósfera. Llenos de trabajo actoral realizado con ganas.

Montajes terroríficos, de ir a ciegas y removerte el estómago. Viajes indescriptibles. Amables y sobrecogedores. Sensaciones puras. La vida misma. Puro teatro.

En resumen, gente que ha disfrutado y valorado todo lo que hemos ofrecido, desde nuestro amor al teatro, a todos los que nos han acompañado.

El balance es más que bueno. Superando expectativas anteriores.

Emocionados y agradecidos por lo recibido y por lo entregado. Y con el deseo de importar más a los que velan por la cultura, solamente podemos decir; Gracias por venir.

Hola! Es el curso de los juveniles. La obra es un clasico. el autor Moliere. Enfrentarse a un clasico requiere siempre un trabajo extra al tener otro vocabulario. Una jerga mas clasica muy alejada de nuestro lenguaje actual.

Es una obra de ritmo y expresion. Preciosista. Donde la expresión corporal y los rasgos organicos tienen una función fundamental. Moliere es uno de los autores mas representados. Hemos apostado por la estetica clasica y fiel a su epoca por lo extravagante y espectacular que resulta a la vista. Y logicamente ayuda esto a la diversión. Moverse con esos vestidos y esas pelucas es toda una aventura. Los chicos han disfrutado. Cada año se intenta hacer autores y estilos diferentes para que recojan de todos y crezcan como actores y como personas. Indagar en un estilo, es indagar en una epoca, con su contexto historico, politico, social y por supuesto la forma de actuar en esa epoca determinada.


0 comentarios:

Publicar un comentario