domingo, 8 de mayo de 2016


El Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), registró en 2015 hasta 191 donaciones de cordón umbilical, 35 más que en 2014 (algo más de un 20 por ciento de incremento). De esas 191 donaciones, 123 fueron procesadas, 27 más que en 2014, lo que supone un incremento de casi el 30 por ciento.
 
Este incremento está en la línea del registrado en el conjunto de los hospitales públicos de Castilla-La Mancha, que a lo largo de 2015 procesaron 267 donaciones de sangre de cordón umbilical, mientras que en 2014 fueron 235. Las muestras recogidas en la región son enviadas para su procesamiento y almacenamiento al Banco Público de Cordón Umbilical de Málaga.
 
Desde que comenzara a prestar este servicio en 2009, el Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina ha registrado altas tasas de donación de sangre de cordón umbilical, un acto que, tal y como recuerdan desde la Unidad de Ginecología y Obstetricia, que junto al Banco de Sangre es el servicio encargado de la recogida de las donaciones, es voluntario y altruista y explican que no todas las muestras recogidas son finalmente procesadas, puesto que deben cumplir ciertos criterios, como la inexistencia de coágulos, que no se detecte leucocitosis (registro muy elevado de glóbulos blancos en sangre) y debe ser una sangre con alta celularidad, que es lo que determinará finalmente si es apta para ser trasplantada al receptor.
 
Así, en 2014 se recogieron en el Hospital de Talavera 156 muestras, de las que finalmente fueron procesadas 96, mientras que en 2013 se recogieron 133 y se procesaron 94. Por su parte, en 2012 se recogieron 203 muestras, de las que se procesaron 168 y en 2011 se obtuvieron 266 muestras, siendo finalmente procesadas 227. En esta evolución es importante recalcar que desde 2013 se requiere que la sangre extraída tenga un peso de 130 gramos, mientras que hasta ese año eran 110.
 
Cómo realizar la donación
Esta donación se realiza después del nacimiento del niño y de la sección del cordón umbilical. Así, mientras la placenta está todavía en el útero se realiza una punción del cordón, sin riesgo para la madre ni para el recién nacido.
 
Para poder ser donante, los padres deben suscribir un consentimiento previo y realizar una entrevista clínica en la que se explica el proceso y se evalúan los antecedentes de la madre para determinar si existen causas previas que contraindiquen la donación.
 
Así, puede donar cualquier mujer, mayor de edad y no incapacitada jurídicamente, que haya tenido un embarazo controlado y que no cuente con antecedentes de enfermedades transmisibles.
 
El trasplante de células de sangre de cordón umbilical está indicado en aquellas personas que sufren enfermedades hematológicas, para los que lo ideal es encontrar un donante compatible en su entorno familiar más cercano, aunque no siempre es posible. Por ello, se opta preferiblemente por el trasplante de células de sangre de cordón umbilical, ya que se reducen las complicaciones y aumenta la supervivencia. 

0 comentarios:

Publicar un comentario