jueves, 28 de julio de 2016


Rajoy ha aceptado el encargo, la designación del Jefe del Estado. Por tanto solo tiene una salida, acatar la constitución, como siempre, el PP ES UN PARTIDO CONSTITUCIONALISTA. Y someterse a la sesión de investidura. No entiendo el intento de sembrar dudas de los periodistas que preguntan a la presidenta del congreso, ni la incredulidad de estos rancios de la nueva política. Las reglas del juego están para cumplirlas, así que, ¡¡a ello Mariano!!

Hay más millones de españoles que han votado otras opciones distintas al PP de Rajoy. Por eso tiene que esforzarse y buscar apoyos sobre programas de acción política. Es más fácil con partidos más próximos a la posición del PP, la derecha. Y no buscar apoyo en quien de siempre ha ocupado la posición frontal. Algo tendrá q hacer Rajoy..., vamos que quién quiere peces ya sabe lo que le toca. Pues eso tiene que hacer Mariano. El resultado de los demás es irrelevante, salvo que se juntasen todos para echar a Rajoy y al PP, que es algo que ayer ha empezado a pedir mucha gente a través de los medios.

Pero hoy el presidente ha asumido la responsabilidad encargada por el Jefe del Estado, es más de lo que hizo en Diciembre.

Leía a un viejo amigo referirse al comportamiento de Rajoy como el de un niño repipi que no deja de quejarse a la profe, en el recreo, de que los demás niños no quieren jugar con él. Y como no quieren, se lleva la pelota. Me hizo gracia, pero es justo eso.

Rajoy no puede exigir que se le deje gobernar por ser la lista más votada y a la vez que sea otro, en este caso el PSOE quien asuma la responsabilidad de sacar al Estado del atolladero en el que el PP y Rajoy lo han metido. La legitimidad da para una de las dos cosas, pero no es un chicle que se estira al infinito.

Confío en que no habrá nuevas elecciones. Igual que creo que vamos abocados a una extraña legislatura, en la que se va a poner a prueba la capacidad de entendimiento. Especialmente de quienes no han sido capaces de entender que la confianza que reporta mayorías absolutas exige responsabilidades absolutas, a su vez. Que las reformas practicadas por un gobierno insensible va a necesitar de contrarreformas dialogadas. Que todo está y estará encima de la mesa, la ley educativa, la ley mordaza, la reforma de las pensiones, la reforma laboral, etc. La propia constitución como marco de convivencia, que debe adaptarse a las circunstancias reales en las que vivimos y convivimos los españoles y que a veces parecen ajenas a las de los políticos que nos representan.

0 comentarios:

Publicar un comentario